alt="wp-1582799253676.jpg"

Cookies

¿Qué son?

Para entender lo que es una  cookie (galleta o galleta informática) hay que pensar que sólo es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del navegador.

Hay dos tipos de cookies:

  • Las cookies de origen, que las crea el sitio que se visita. El sitio se muestra en la barra de direcciones.
  • Las cookies de terceros, que las crean otros sitios. Parte del contenido que ves en la página web que visitas, como anuncios o imágenes, pertenece a estos sitios.

Funciones de una cookie

Sus principales funciones son:

  • Recordar accesos: conocer si ya se ha visitado la página para actuar en consecuencia, por ejemplo mostrando o no cierto contenido, recordar a un usuario, etc.
  • Conocer información sobre los hábitos de navegación, e intentos de spyware (programas espía), por parte de agencias de publicidad y otros.

Historia y propósito de las cookies

Las cookies mágicas fueron ya usadas en informática cuando el programador Lou Montulli tuvo la idea de utilizarlas en las comunicaciones web en junio de 1994.

En ese momento era un empleado de Netscape Communications, que estaba desarrollando una aplicación de comercio electrónico para MCIVint Cerf y John Klensin representaban a MCI en las discusiones técnicas con Netscape Communications.

Como no querían que los servidores de MCI tuvieran que retener los estados transaccionales parciales, pidieron a Netscape que encontrase una forma de guardar esos estados en el ordenador de cada usuario.

Las cookies ofrecían una solución al problema de implementar de forma fiable un carrito de compras virtual.

El primer uso de las cookies (fuera del laboratorio) fue validar si los visitantes del sitio web de Netscape ya habían visitado anteriormente el sitio.

Montulli solicitó una patente para la tecnología de cookies en 1995, y se le concedió en 1998.

El uso de cookies fue integrado en Internet Explorer en la versión 2, publicada en octubre de 1995.

La introducción de las cookies no era ampliamente conocida por el público en ese momento. En particular, las cookies se aceptaban por defecto y no se notificaba a los usuarios de la presencia de las mismas.

El público en general se enteró de ellas después de que el Financial Times publicase un artículo sobre las cookies el 12 de febrero de 1996. Ese mismo año las cookies recibieron un montón de atención mediática, especialmente por sus implicaciones potenciales en materia de privacidad.

En dos audiencias de la Comisión Federal de Comercio de los EEUU en 1996 y en 1997,  se debatieron las cookies.

Se inventaron para ser utilizadas en una cesta de la compra virtual, que actúa como dispositivo virtual en el que el usuario va «colocando» los elementos que desea adquirir, de forma que los usuarios puedan navegar por el sitio donde se muestran los objetos a la venta y añadirlos y eliminarlos de la cesta de la compra en cualquier momento.

Permiten que el contenido de la cesta de la compra dependa de las acciones del usuario.

La especificación definitiva para las cookies como se usan a día de hoy fue publicada en el RFC 6265 en abril de 2011.

Usos

Para entender las cookies comentaré sus usos.

Las cookies son utilizadas habitualmente por los servidores de aplicaciones para diferenciar usuarios y para actuar de diferente forma dependiendo de estos.

Un uso de las cookies es identificarse en un sitio web.

Los usuarios normalmente se identifican introduciendo sus credenciales en una página de validación; las cookies permiten al servidor saber que el usuario ya está validado, y por lo tanto se le puede permitir acceder a servicios o realizar operaciones que están restringidas a usuarios no identificados.

Otros sitios web utilizan las cookies para personalizar su aspecto según las preferencias del usuario. Los sitios que requieren identificación a menudo ofrecen esta característica, aunque también está presente en otros que no la requieren.

Las cookies se utilizan también para realizar seguimientos de usuarios a lo largo de un sitio web.

Las cookies de terceros y los errores en servidores web también permiten el seguimiento entre diferentes sitios.

El seguimiento en un mismo sitio normalmente se hace con la intención de mantener estadísticas de uso, mientras que el seguimiento entre sitios normalmente se orienta a la creación de perfiles de usuarios anónimos por parte de las compañías de publicidad, que luego se usarán para orientar campañas publicitarias (decidir qué tipo de publicidad utilizar) basadas en perfiles de usuarios.

Resumiendo,

¿Qué son en realidad las cookies?

Técnicamente, las cookies son trozos de datos arbitrarios definidos por el servidor web y enviados al navegador. Entender las cookies hará que les perdamos el miedo.

Si no existieran las cookies, cada petición de una página web o un componente de una página web sería un evento aislado, sin ninguna relación con el resto de peticiones de otras páginas del mismo sitio.

Pero devolviendo una cookie al servidor web, el navegador proporciona al servidor un medio para relacionar la solicitud de la página actual con solicitudes de páginas anteriores.

Bulos y leyendas urbanas sobre las cookies

Desde que aparecieron las cookies en Internet han circulado ideas equivocadas acerca de ellas.

En 2005 Jupiter Research publicó los resultados de un estudio, según el cual un importante porcentaje de entrevistados creían cierta alguna de las siguientes afirmaciones.

Las cookies son:

  • Similares a gusanos y virus que pueden borrar datos de los discos duros de los usuarios.
  • Un tipo de spyware porque pueden leer información personal almacenada en el ordenador de los usuarios.
  • Generan ventanas emergentes.
  • Se utilizan para generar contenido basura.
  • Sólo se utilizan con fines publicitarios.

Entender las cookies es fácil, en realidad, las cookies son sólo datos, no código, luego no pueden borrar ni leer información del ordenador de los usuarios.

Sin embargo, las cookies permiten detectar las páginas visitadas por un usuario en un sitio determinado o conjunto de sitios. Esta información se recopilada en un perfil de usuario.

Estos perfiles son habitualmente anónimos, es decir, no contienen información personal del usuario (nombre, dirección, etc). De hecho, no pueden contenerla a menos que el propio usuario la haya comunicado a alguno de los sitios visitados.

Pero aunque anónimos, estos perfiles han sido objeto de algunas preocupaciones relativas a la privacidad.

Según el mismo informe, un gran porcentaje de los usuarios de Internet no saben cómo borrar las cookies.

Cómo borrar, habilitar y administrar cookies

Puedes permitir o bloquear cookies que guardan los sitios web.

Nota: Si no permites que los sitios guarden cookies, la mayoría de los sitios a los que tienes que acceder no funcionarán.

En Chrome:

  1. Abre Chrome en el PC.
  2. En la esquina superior derecha, haz clic en Más .
  3. Haz clic en Más herramientas  Eliminar datos de navegación.
  4. En la parte superior, haz clic en el menú desplegable junto a «Intervalo de tiempo».
  5. Elige un período, como la última hora o el último día.
  6. Marca «Cookies y otros datos de sitios». Desmarca las otras opciones.
  7. Haz clic en Borrar datos.

En Firefox:

Disponemos de tres opciones en la pantalla de borrar cookies:

  • se puede borrar la caché,
  • el historial, las cookies y los archivos temporales
  • o evitar que los sitios web almacenen cookies.

A continuación dejo el enlace a la página de Firefox borrar cookies, sí usa usted Firefox cómo navegador y aún no ha visitado esta págino le animo a que lo haga.

Sus preferencias son importantes en la web.

No se olvide de administrarlas.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: